La impresión 3D FDM es un método de fabricación aditiva en el cual un filamento plástico pasa a través de un cabezal que lo funde a cierta temperatura para crear una pieza capa por capa. Esta tecnología ya está muy extendida tanto en el ámbito profesional como doméstico. por ello, hoy en día los usuarios que deseen comprar una impresora 3D ya sea para su hogar o su empresa, se encuentran ante una decisión compleja dada la gran variedad de impresoras 3D que hay en el mercado.

Antes de hacer la inversión y tomar la decisión importante de comprar una impresora, toma en cuenta lo siguiente:

Utilidad

Lo primero a tomar en cuenta es saber si vas a realizar piezas de pequeño y medio tamaño con material convencional, o si vas a realizar piezas de gran tamaño con materiales industriales.

Si tu caso es el primero te aconsejamos las impresoras 3D de escritorio, debido a que son más sencillas y son más económicas. Impresoras de este tipo se pueden adquirir ya armadas y listas para su función (con algunos ajustes mínimos dependiendo de la pieza a imprimir), o se pueden adquirir en kit, estas suelen ser más baratas y las puedes modificar a tu gusto. La desventaja con este tipo de impresoras es que puedes perder mucho tiempo al montar, programar y calibrar el equipo, debes estar seguro de tener los conocimientos y herramientas necesarios para tener éxito a la hora de ensamblar y poner en funcionamiento.

En base a esta información te recomendamos que, si no eres un usuario con mucho conocimiento en el tema de impresoras 3D y tu propósito únicamente es imprimir piezas en 3D, adquieras una impresora ya ensamblada.

makerbot replicator

De lo contrario si eres del segundo caso te aconsejamos que adquieras una impresora 3D Industrial, que son capaces de imprimir con todo tipo de materiales y realizan piezas de gran volumen manteniendo una alta precisión.

Stratasys F170


Material

Dependiendo del material que desees utilizar en la fabricación de tus piezas, algunas impresoras ofrecen mejores resultados que otras, por esto es importante conocer todas las especificaciones que se utilizan al momento de imprimir, por ejemplo: la temperatura de extrusión, temperatura de la base, corrientes de aire en caso de ser impresora abierta y la velocidad de impresión.

filamento de impresion

Temperaturas: Conocer tanto la temperatura de extrusión como la de base es clave para asegurar poder utilizar el material que necesitamos sin problema. Por ejemplo, hay impresoras de bajo coste que la temperatura de la base sólo llega a 70-80 ºC, siendo una temperatura insuficiente para evitar la deformación al imprimir piezas en ABS.

Sensibilidad a corrientes de aire: materiales como el ABS o el ASA son sensibles a las corrientes de aire, ya que provoca en ellos el efecto cracking (separación de las capas entre sí). El disponer de una impresora 3D cerrada siempre aporta beneficios y evita muchos problemas.

Velocidad de impresión: Este parámetro afecta a la rapidez con la que se puede realizar piezas, siendo este, un punto que debe considerar el usuario en función de sus necesidades, por ejemplo, el PC-Max que se puede utilizar hasta una velocidad de impresión de 90 mm/s. Para los materiales convencionales se utilizan velocidades entre 40 y 60 mm/s, las cuales se pueden alcanzar prácticamente con cualquier impresora 3D del mercado.

Tamaño de piezas a imprimir

El tamaño de las piezas que se desea realizar también influye a la hora de elegir una impresora 3D. La mayoría de las impresoras 3D básicas tienen un volumen de impresión de 200x200x200mm, pero existen de distintas medidas. Se debe buscar una impresora 3D que se ajuste a las necesidades particulares de cada usuario para así evitar tener que realizar cortes en el diseño, imprimir por partes y después unirlas.

cama de impresion

Estructura y precisión

Una parte muy importante de una impresora 3D es su estructura. Este aspecto afecta directamente al funcionamiento, rendimiento y precisión de fabricación, por eso, a la hora de decidir qué impresora comprar, se debe hacer hincapié en esta parte y asegurarse de que la impresora 3D que se elija, sobre todo si es en kit, presente una estructura robusta, estable y duradera.

Hay que tener muy claro que, para conseguir más precisión, hay que invertir más dinero porque la precisión solo se consigue con mejores componentes, como por ejemplo utilizar husillos de precisión en vez de varillas roscadas; un sistema de poleas y correas sofisticado en vez de un sistema de correa simple; un sistema de extrusión compuestos por elementos calibrados y resistentes para un correcto funcionamiento y evitar atascos; y una electrónica de calidad bien diseñada con la correcta disipación de calor y protección en vez que una electrónica de baja calidad que seguramente sea una fuente de problemas.

El valor de precisión más importante es el del eje z, el cual dará más o menos detalle a la pieza que se desea fabricar. Para este eje un valor más que aceptable es de 50 micras, con el que se consiguen piezas realmente espectaculares, siempre y cuando la base esté bien nivelada.

impresiones FDM ssys


La recomendación que te damos es que, siempre que tu presupuesto lo permita, se debe comprar una impresora 3D que cumpla con todas las normas de seguridad, que ya este ensamblada para evitar problemas de firmware y software, que sea cerrada para que no se vean afectadas las impresiones 3D por las corrientes de aire que puedan existir por simplemente abrir o cerrar una puerta, que se ajuste al tamaño habitual de los proyectos, que el extrusor sea del tipo adecuado para los materiales que se desean utilizar (recomendamos extrusor directo para materiales flexibles) y que la base de impresión alcance la temperatura suficiente (80-100 ºC) para poder utilizar un material tan común como es el ABS.

Si te interesa saber más acerca de la impresión en 3D te invito a inscribirte en el curso básico de impresión dando click aqui.